Para los codificadores que desarrollan con IA, el último anuncio de OpenAI fue una bomba: un nuevo complemento de interpretador de código ChatGPT con una serie de características que podrían revolucionar los flujos de trabajo de los programadores. Disponible la próxima semana exclusivamente para los suscriptores de ChatGPT Plus, esta herramienta es otro hito en las capacidades en rápido avance de la IA, siguiendo el lanzamiento de GPT-4 y la introducción de navegación web.

Con un enfoque en la visualización de datos, el interpretador de código, similar a un complemento de Wolfram, puede transformar los datos en formatos más comprensibles y completos. También tiene la capacidad de generar código Python limpio y convertir archivos entre diferentes formatos.

El interpretador de código estará disponible para todos los usuarios de ChatGPT Plus durante la próxima semana.

Permite que ChatGPT ejecute código, opcionalmente con acceso a los archivos que hayas subido. Puedes pedirle a ChatGPT que analice datos, cree gráficos, edite archivos, realice cálculos matemáticos, etc.

Los usuarios de ChatGPT Plus pueden optar por utilizarlo en la configuración.

— OpenAI (@OpenAI) 6 de julio de 2023

Pero la nueva herramienta de OpenAI no se detiene ahí. También ha demostrado ser efectiva en tareas poco convencionales, como convencer a las personas que creen que la Tierra es plana de que, en realidad, la Tierra es redonda. O más bien, esférica.

Ethan Mollick, profesor en la Universidad de Pensilvania, compartió en su blog cómo ChatGPT puede "utilizar el interpretador de código de una manera novedosa e interesante", utilizándolo para refutar a los terraplanistas con hechos y código. "Le pedí que demostrara con código a un escéptico que la Tierra es redonda, y proporcionó múltiples argumentos, integrando texto, código e imágenes".

Decrypt intentó un enfoque similar y aunque los resultados no fueron idénticos, sí fueron similares. Para demostrar que la Tierra es redonda, ChatGPT calculó la latitud en la Tierra necesaria para observar una estrella a un ángulo dado sobre el horizonte. Utilizando código Python, usó la estrella Sirius como ejemplo. Después de realizar el cálculo, ChatGPT concluyó que para observar Sirius a una altitud de 20 grados sobre el horizonte se requeriría una latitud cercana al Polo Norte.

Esta demostración basada en código reafirmó la idea de que la curvatura de la Tierra afecta a las estrellas que vemos, un fenómeno inconsistente con una Tierra plana. Del mismo modo, explicó por qué ciertas constelaciones, como la Cruz del Sur, solo son visibles desde ubicaciones específicas, nuevamente debido a la curvatura de la Tierra.

En otro ejemplo, utilizó un programa en Python para concluir que "un observador de 1,80 metros puede ver aproximadamente 4,83 kilómetros (o unas 3 millas) hasta el horizonte antes de que la curvatura de la Tierra comience a obstruir la vista".

Intentamos ser aún más obstinados e intentamos convencer al chatbot de que estaba equivocado. Argumentamos que todo era una conspiración, que el efecto Coriolis es causado por el viento y no por la curvatura de la Tierra, y que es la Tierra viajando hacia arriba la que jala las cosas hacia abajo en lugar de la gravedad. También argumentamos que existen zonas horarias porque el sol y la luna orbitan alrededor de la Tierra, iluminando algunas áreas y oscureciendo otras.

ChatGPT contrarrestó cada uno de nuestros argumentos. Este bot no quiere creer.

El interpretador de código de ChatGPT abre un mundo de posibilidades, desde hacer que los flujos de trabajo sean más eficientes hasta resolver debates ancestrales. La próxima vez que tengas dudas sobre cómo funciona el universo, recuerda: ChatGPT ya resolvió la pregunta del huevo y la gallina, y ahora ha escrito el código para aclarar las cosas.

Eso, en sí mismo, representa un nuevo tipo de lenguaje universal. Porque cuando se trata de demostrar que la Tierra es redonda, no hay argumento contundente que supere a Python.

Mantente al tanto de las noticias de criptomonedas, recibe actualizaciones diarias en tu bandeja de entrada.